Portal de difusión de la Comarca del Matarraña/Matarranya

Portal de difusión de la Comarca del Matarraña/Matarranya

Ir al contenido de la web | Ir al menú de navegación





Qué ver. Buscador geográfico
Lugares de interés
Actividades y Ocio

Los Primeros Pobladores

La Fenellasa

La ruta de Los Primeros Pobladores nos sumerge en el pasado permitiéndonos disfrutar de un contraste de paisajes naturales de gran belleza salpicados por numerosos vestigios culturales de diferentes épocas, y saborear la calidad de los productos de la tierra.  El hombre ocupó estos parajes desde los tiempos prehistóricos y, a través de su impronta se puede seguir el paso de la historia, por ello la comarca del Matarraña/Matarranya cuenta con un importante y rico patrimonio cultural, fruto de nuestro legado histórico. El primer testimonio que encontramos de la presencia humana en este territorio es el arte Rupestre Levantino. Juan Cabré descubrió en 1.903, en el Barranco del Calapatá en Cretas, el primer conjunto de estas manifestaciones pictóricas naturalistas de la “Roca dels Moros”. Por otro lado, la época ibérica constituye uno de los momentos de mayor esplendor en nuestra región. Son numerosos los poblados establecidos aquí a partir del siglo V a. C., como Els Castellans, entre Cretas y Calaceite, San Cristóbal de Mazaleón, Tossal Redó en Calaceie, etc. En este aspecto, el poblado de San Antonio de Calaceite jugó un papel predominante en la zona, hasta que fueron abandonados con la llegada de los romanos en el 218 a. C.
 

Esta ruta de 24 km. une las poblaciones de Cretas y Mazaleón atravesando campos de cultivo de olivos milenarios, vides y almendros, salpicados por pequeñas manchas forestales, y un paisaje de ribera del río Matarraña en su último tramo. La ruta nos permite conectar también con Calaceite, a unos 16 km y Valdeltormo, a 19 km desde dónde podremos acceder también a la Vía Verde.

Cretas- Mazaleón (24 km)
Desde Cretas cogemos la pista que recorre el barranco del Calapatá, que discurre entre los términos municipales de Cretas y Calaceite y confluye en el río Matarraña. A unos 4 kilómetros de Cretas, y ya en el fondo del Barranco del Calapatá encontramos las pinturas rupestres levantinas de la Roca dels Moros y Gascons. A partir de aquí el camino va ascendiendo y apartándose del barranco para adentrarse en un paisaje agrario dónde los campos de cultivo de olivos, almendros, vid y cereales se alternan con pequeñas manchas forestales, divisando al fondo el barranco del Calapatá que distinguiremos por la galería que forman los chopos, fresnos y sauces. La intensa ocupación de estas tierras por el hombre se hace patente a partir de las construcciones tradicionales ligadas a la articulación de los paisajes agropecuarios. En este sentido, el agricultor se hace albañil por necesidad para construir sus propios bancales, marcar lindes, encerrar animales o construir refugios provisionales, utilizando el material que tienen más a mano, la piedra.
Tras recorrer unos 15 km llegamos al río Matarraña, que se presenta en valle abierto. La ruta se extiende a través de su vega cultivada hasta llegar a Mazaleón. Un recorrido por los parajes de uno de los mejores ecosistemas fluviales de río mediterráneo que se conservan.

Ramal hacia Calaceite:
A unos 7 kilómetros de Cretas, el camino se bifurca y podemos tomar un ramal que va hacia Calaceite entre cultivos de olivos, almendros y vid. Tras pasar el hermoso paraje de la ermita de Santa Ana y a unos 3 kilómetros de Calaceite, encontramos otra bifurcación, teniendo la opción de llegar a Calaceite por el poblado ibérico de San Antonio y la ermita de San Cristóbal, o por el poblado del Tossal Redó.
Ramal hacia Valdeltormo:
Una vez el camino llega al río Matarraña, tenemos la opción de coger un camino que nos acerca hasta los poblados ibéricos de Torre Cremada y Tossal Montañés, en el término municipal de Valdeltormo, y continuar hasta llegar a la Vía Verde.


Elementos de Interés:

Uno de los activos más importantes de la Comarca es su patrimonio: medio natural, bienes culturales y paisaje.
El medio natural se encuentra, por lo general, bien conservado. La combinación entre un variado medio natural y una explotación antrópica del territorio ha conformado unos interesantes paisajes rurales que responden perfectamente, como en pocos sitios en tan alta medida, al paisaje de la media montaña mediterránea. En las zonas llanas y en el fondo de los valles se extienden campos cuidados con esmero que suelen estar delimitados por antiguos muros de piedra y por caminos. Además de los valores naturales y paisajísticos y sus potencialidades, existe un importante patrimonio cultural, que hace de la Comarca un destino turístico de calidad.  Podemos destacar los siguientes recursos:

Conjuntos Históricos:

Los pueblos de la Comarca presentan una compleja estructura urbana, fruto de su origen medieval: restos de amurallamientos, capillas-portales… donde las plazas son el centro neurálgico. En este espacio se ubican los edificios más monumentales de la villa, edificios nobles de sillería y los Ayuntamientos, testimonio de la calidad de la arquitectura civil de estas poblaciones. En cuanto a edificios religiosos, podemos hablar de dos momentos álgidos de construcción: en el siglo XV-XVI, un primer foco de estilo gótico-renacentista que se encarna en la iglesia parroquial de Cretas, cuya portada es una obra singular dentro del panorama artístico aragonés. Y durante los siglos XVII y XVIII, cuando el espíritu barroco dejó una gran imprenta en el patrimonio cultural de la Comarca, erigiéndose nuevos templos parroquiales o transformando los existentes, y numerosas obras de carácter público como las fuentes, molinos, cruces o ermitas. Este apogeo se explica por la prosperidad económica que vivió la Comarca por su especialización en la producción de aceite.

Cretas:
La historia ha marcado de manera imborrable su paso en nobles edificios de piedra sillar, en portales que defendían antaño la población, en antiguos molinos de aceite. Las construcciones de piedra, excelentemente conservadas, y los balcones de madera y ménsulas de piedra, con aleros del mismo material, dan a Cretas una belleza especial, destacando en el conjunto su iglesia parroquial de estilo renacentista.

Mazaleón:
En la plaza está situado el ayuntamiento, una construcción que cuenta con soportales y que se edificó entre los siglos XVI y XVII. Sobresale la iglesia parroquial de Santa María la Mayor de estilo gótico-renacentista. En su fachada destaca el rosetón gótico y un robusto campanario de espadaña del siglo XVI que marca el perfil de la población desde la lejanía.

Calaceite:
Es uno de los conjuntos urbanos mejor conservados del Matarraña, con numerosas casas señoriales, capillas, ermitas, portales y un ayuntamiento del siglo XVII. Para conocer la población, es indispensable pasear por la Calle Mayor, Plaza de España y Calle Maella; recorrer la cárcel, y visitar la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción y el Museo Juan Cabré, dedicado a este insigne arqueólogo calaceitano, que impulsó las excavaciones arqueológicas en la comarca.

Valdeltormo:
En esta población podemos contemplar ejemplos de arquitectura tradicional construcciones de piedra con bellas portadas de sillería. El conjunto más destacado lo forman la Iglesia de época barroca y el Ayuntamiento con lonja en la Plaza Mayor. Valdeltormo conserva algún pasadizo o calle portal que da encanto a la población. La roca del Tormo, al final de la val del mismo nombre, cerca del Matarraña, es uno de los lugares emblemáticos de la población.

 

Pinturas Rupestres:

En La Roca dels Moros de Cretas, Juan Cabré descubrió tres hermosos ciervos naturalistas de color rojo que presidían el abrigo majestuosamente, acompañados de la figura de un bóvido, y varias estilizaciones humanas, descubriendo un nuevo arte llamado Levantino. Pero mala suerte corrieron las pinturas ya que, según narra J. Cabré, un tejero pretendía volarlas para encontrar un presunto tesoro que estaría enterrado al pie del abrigo, y con la intención de preservar las pinturas, que hasta el momento nunca habían sido objeto de acción vandálica, Cabré las arrancó. Actualmente están expuestas en el Museo Arqueológico de Barcelona.
En la actualidad, junto a las huellas de la extracción de las pinturas, tan sólo se conservan dos estilizaciones humanas a la derecha del hueco que ocupaba el bóvido, así como la parte trasera de un cérvido en la pared derecha, perpendicular al panel arrancado. Y también un arquero levantino y un cuadrúpedo, que formarían una escena de caza. Estas dos figuras fueron descubiertas tras los trabajos de restauración llevados a cabo por E. Guillamet y L. Ballester en el marco del Proyecto “Restauración y Conservación del Arte Rupestre” llevado a cabo por la Comarca del Matarraña/Matarranya.
También en el barranco del Calapatá de Cretas se localizan las pinturas de Els Gascons en las que se observan dos cabras naturalistas en color negro y un arquero.


Poblados Ibéricos:


San Antonio de Calaceite:
El poblado ibérico de San Antonio de Calaceite tuvo dos fases de desarrollo: una, inicial, correspondiente a los siglos V y IV a.C, situada en la parte más elevada del cerro, responde a un poblado de planta central, y otra posterior, fechada en el siglo III a.C., que amplió el primer núcleo de ocupación construyendo nuevas alineaciones de viviendas dispuestas en terrazas adaptadas al terreno y rodeándolas de una muralla, torreones y otras estructuras defensivas. El momento de apogeo del poblado se sitúa en el siglo III a. C. Destaca una torre monumental de planta semicircular, junto a una alberca. En el año 1903 se iniciaron las excavaciones arqueológicas de este yacimiento a cargo del conocido arqueólogo calaceitano Juan Cabré.

Tossal Redó de Calaceite:

Se sitúa en una colina de poca elevación que tiene, sin embargo, un importante control sobre el territorio circundante. Su urbanismo responde al modelo de calle central. A ambos lados de esta calle se disponen medio centenar de casas de planta cuadrangular con sus puertas de acceso hacia dicha calle. En torno al poblado se conservan restos de dos pequeños recintos amurallados: uno en el perímetro de la cima amesetada del cerro y otro que debía discurrir por la base de la ladera del mismo. La alineación de las paredes traseras de las viviendas jugaría así mismo el papel de muralla defensiva. Posiblemente existieron dos pequeños torreones de planta cuadrangular junto a sus dos accesos principales.

Els Castellans de Calaceite/Cretas:

Las excavaciones pusieron al descubierto un interesante asentamiento con disposición urbanística de calle central con casas de planta rectangular adosadas a sus lados, dotado de unas medidas defensivas excepcionales. El acceso original se practicaría desde la zona suroeste, donde habría una rampa de acceso y una escalera con varios muros escalonados. En el lado contrario se encuentra una poterna rupestre, excavada en la roca, que se cubriría con una trampilla de madera. La ocupación del poblado puede situarse entre la segunda mitad del siglo VI y la segunda mitad del siglo II a.C.

San Cristóbal de Mazaleón:

Se sitúa en la margen derecha del río Matarraña, en lo alto de un cerro desde donde se domina una gran extensión de terreno, frente al actual núcleo urbano de Mazaleón. El poblado tiene una planta alargada adaptada al terreno con una serie de construcciones defensivas (muralla, pequeños torreones de planta cuadrangular o circular...) en los lugares de más fácil acceso que protegen una serie de habitaciones de planta rectangular con muros de mampuestos de arenisca que fueron recrecidos con adobes. Llama la atención en la zona oeste la presencia de un grueso muro que cerraría un espacio de difícil acceso por otra zona y que, quizá, habría que interpretar por ello como especialmente protegido. La ocupación del poblado se ha situado entre los siglos VII y VI a.C.

Escodines Altes i Baixes de Mazaleón:
Excavados entre 1915 y 1916 por Lorenzo Pérez Temprado en colaboración con P. Bosch Gimpera y el Institut d´Estudis Catalans. Los dos yacimientos se sitúan, a tan solo unos 100 metros uno de otro, sobre dos pequeñas elevaciones de terreno en la margen izquierda del río Matarraña, a aproximadamente un kilómetro aguas arriba de la localidad de Mazaleón. Fechados entre los siglos VIII y VII a. C., en los inicios de la cultura ibérica, se pueden observar largos tramos de muros que debieron formar parte de recintos defensivos así como varias estructuras de acceso y cerramientos.


Tossal Montañés de Valdeltormo:

El yacimiento de Tossal Montañés es de pequeñas dimensiones y ha aportado una serie de materiales y estructuras que pertenecen a distintos momentos del ibérico antiguo y pleno (de los siglos VI al IV a.C.). Destaca la existencia de una casa-torre de planta circular de unos 7 metros de diámetro en cuyo interior se hallaron interesantes materiales de uso doméstico (telar, horno de pan, moldes de fundición, cerámicas). Junto a esta casa-torre se extiende un pequeño poblado de casas de planta rectangular adaptadas a la topografía natural del terreno.

Torre Cremada de Valdeltormo:

Del yacimiento destacan los restos de un gran torreón de planta elíptica de unos 9 metros de diámetro en su base, dos metros de espesor y unos 5 metros de altura conservados. El torreón se construyó utilizando grandes mampuestos de arenisca toscamente tallados que se trabaron simplemente con barro. El torreón pudo alcanzar los 10 m. de altura y debió tener al menos dos plantas. La construcción forma parte de un pequeño recinto amurallado defensivo o de vigilancia que, a modo de fortín, parece proteger un extenso poblado a sus pies, apenas explorado. La ocupación del asentamiento de Torre Cremada se ha situado entre los inicios del siglo I a.C. y primeras décadas del I d.C.

Ermitas:

Ermita de San Cristóbal de Calaceite:
Es una construcción barroca de sillería que se levanta sobre un cerro próximo a la población desde donde se divisa un hermoso panorama. El edificio actual es del siglo XVIII, pero la devoción de Calaceite a San Cristóbal se remonta, como mínimo, a la primera mitad del siglo XIV en que encontramos documentado el topónimo del “puch de san cristoval” referido a este cerro y, también, donaciones hechas en varios testamentos.
Adosada a ella está la casa del ermitaño donde se instala un grifo con ponche el día que se celebra la festividad en honor al Santo, el viernes más cercano al 10 de julio.
Desde este paraje hay unas espléndidas vistas de los Puertos y de varias poblaciones del Matarraña y la Terra Alta.

Ermita de Santa Ana de Calaceite:

En 1.621 se construyó junto a la Font de Les Ferreres esta ermita de estilo renacentista con piedra de sillería. El retablo Mayor se hizo en 1688 y casi un siglo más tarde, en 1770, se edificó la casa adjunta sobre el solar de una casa anterior que se habría desmoronado. Esta casa tiene una lonja con dos arcadas en un lateral que se cedía para el refugio de rebaños y pastores.
A ella acuden los calaceitanos el sábado anterior al lunes de Pascua Florida al celebrar las Fiestas de Primavera.

Ermita de San Cristóbal de Mazaleón:
Sobre una colina a orillas del río Matarraña se inició en 1.687 la construcción actual, de estilo barroco sobre la base de una ermita gótica. Un siglo después seguían las obras, y en 1.787 se construyó la casa del ermitaño quien se encargaba de tocar la campana para dar la hora y también en caso de emergencia.
 

Muesos y Centros de Ocio:

Museo Juan Cabré
Museo dedicado a la vida y obra de Juan Cabré Aguiló, arqueólogo pionero del siglo XX nacido en Calaceite. Las colecciones, distribuidas en 5 plantas, nos aportan información de la Cultura Ibérica, en especial sobre el Poblado Ibérico de San Antonio. También dispone de una sala para exposiciones temporales de Arte Contemporáneo, y una sala de Etnología.

Centro de Visitantes de los Iberos de Cretas:
Ubicado en la planta baja del Centro Cultural de la localidad, en pleno centro urbano y a pocos metros de la Plaza de España, está dedicado a la escritura íbera. A través de sus salas podremos descubrir como sonaba y qué caracteres utilizaba esta lengua de la que tan poco conocemos hoy en día desde el origen y evolución de la escritura desde sus primeras manifestaciones en Egipto, Mesopotamia y fenicias y griegas. Además disfrutaremos de un audiovisual, una maqueta del yacimiento de Els Castellans, además de reproducciones de estelas funerarias y cerámica y muchas otras cosas.

Centro de Visitantes de los Iberos de Mazaleón:
Tiene como temática específica los orígenes del mundo ibérico y ello se debe al hecho de que en su término municipal se conservan los restos de tres asentamientos, excavados a principios del siglo XX, que cubren las fases iniciales de la cultura ibérica, San Cristóbal y Escodines Altes i Baixes. El Centro de Visitantes de Mazaleón se ubica en la antigua casa del ermitaño aneja a la ermita barroca de San Cristóbal y junto al yacimiento del mismo nombre, frente al actual núcleo urbano.

Centro de Visitantes de los Iberos de Valdeltormo:

El Centro se ocupa de la aristocracia y la arquitectura ibéricas, la construcción de determinados edificios singulares que se explican a través de lo ejemplos documentados en los yacimientos próximos de Torre Cremada y Tossal Montañés, ambos excavados en los últimos años. Entre los recursos museográficos instalados cabe destacar la reconstrucción a escala natural de la planta baja de la casa-torre de Tossal Montañés, con todo su equipamiento doméstico; y dos maquetas en piedra sobre sendos edificios singulares.

Árboles Singulares:


Los árboles singulares son elementos extraordinarios de la naturaleza, catalogados así en función de sus sobresalientes características: porte, dimensiones, longevidad, escasez, simbología, etc... Durante el recorrido podremos observar varios de estos ejemplares: la Carrasca del Mas de Xiprer o el Tiló del Molí d´Arnal.

La Ribera del río Matarraña:


El río Matarraña nace en los Puertos de Beceite, y tras 97 kilómetros de recorrido desemboca en el río Ebro. La cabecera es la parte más abrupta de la cuenca del río y conforme va fluyendo por el territorio, éste se va suavizando, y la cuenca se va ensanchando llegando a alcanzar más de 200 m. de anchura. El cauce transcurre sobre un lecho de grava rodeado de vegetación mediterránea, con predominio de pino carrasco, y de ribera (chopos, sauces o fresnos). También se aprecia la mano del hombre, en los huertos que lo bordean. En este entorno anida una gran variedad de especies, destacando la nutria, el martín pescador, el cangrejo autóctono o el barbo.

Barranco del Calapatá:


Este barranco tiene un recorrido aproximado de unos 15 kilómetros, desembocando en el río Matarraña a la altura del poblado ibérico del Piuró del Barranc Fondo, entre Valdeltormo y Calaceite. Su nacimiento se produce al Sur de la localidad de Cretas.
La vegetación predominante en la zona es el bosque de ribera, que en ocasiones llega a convertirse en un auténtico bosque en galería, compuesto por chopos, fresnos y sauces. En cuanto a la fauna que ocupa este territorio, el gato montés o la gineta, entre los carnívoros, y la ardilla roja, que encuentra en los pinares abundante fuente de alimentación como pude observarse en las piñas raídas que se encuentran con cierta frecuencia. Entre las aves, las más características son el piquituerto y, entre las rapaces, el gavilán, el azor y el búho chico. La explotación agrícola sí puede considerarse todavía intensa, aprovechando sin duda las excelentes condiciones para el cultivo que ofrece la zona como lo testimonian los huertos en zonas bajas y viñedos en antiguos bancales, aún en explotación acompañados de numerosos vestigios de patrimonio rural en piedra seca como norias, casetas…
 

Imágenes:

  • Els Gascons
  • Els Gascons
  • La Fenellasa
  • Roca dels Moros
  • Roca dels Moros
  • Imagen del Poblado Ibero de San Antonio, Calaceite
  • San Antonio, Calaceite
  • San Antonio, Calaceite
  • San Antonio, Calaceite
  • San Antonio, Calaceite
  • San Antonio, Calaceite
  • San Antonio, Calaceite
  • San Antonio, Calaceite
  • San Antonio, Calaceite
  • San Antonio, Calaceite
  • Los Castellets, Cretas
  • Los Castellets, Cretas
  • Los Castellets, Cretas
  • Torre Cremada, Valdeltormo
  • Torre Cremada, Valdeltormo
  • Torre Cremada, Valdeltormo
  • Yacimiento de Torre Cremada, Valdeltormo
  • Yacimiento de Torre Cremada, Valdeltormo
  • Yacimiento de Torre Cremada, Valdeltormo
  • La Torre Cremada
  • La Torre Cremada
  • La Torre Cremada
  • La Torre Cremada
  • San Antonio
  • Tossal del Montañes
  • Tossal del Montañes
  • Tossal del Montañes
  • Poblado de San Cristóbal
  • Tosal Redó
  • Escondines Altes y Baixes
  • Secretaria de Estado de Cultura
  • Comarca del Matarraña
Compartir

Para poder realizar algunas de estas acciones tienes que estar en la comunidad del Portal de difusión de la Comarca del Matarraña. Si no estás, únete y accede a un montón de contenidos, blogs, foros y mucho más.





Contacto:
RSS
Facebook
Twitter
Email

2010 © Comarca del Matarraña